Victor Cócera

Víctor Cócera es el portero del histórico CE Júpiter y antes lo fue de la Montañesa, el CE Europa y el CF Badalona. En su etapa de formación estuvo durante seis años en el RCD Espanyol, dos en la UDA Gramanet y una en el CF Damm. También formó parte de la Selección Catalana Sub-14 en el Campeonato de España.

Graduado en CAFE y con Nivel III de entrenador de fútbol, ha trabajado como entrenador de porteros para el FC Barcelona durante 7 años. Primero en la Barça Academy y, más tarde, como coordinador de porteros de fútbol 7 del fútbol formativo. Ha viajado por más de medio mundo gracias al fútbol. Ahora se encuentra inmerso en nuevos proyectos que a continuación nos contará.

La gente que te conoce dice que te faltó poco para llegar a dar el salto a la élite. ¿Cómo se acepta ese “casi” y se sigue trabajando con ilusión y disfrutando de un fútbol más modesto?

V: Bueno lo de dar el salto es algo que queda lejos, es muy difícil saber que podría haber pasado ya que depende de muchísimos factores el llegar a la élite o no. Sí es cierto que el tema de la altura limitó y no tuve la oportunidad, como mínimo, de seguir formándome en el mejor contexto y tener continuidad en el RCDE Espanyol, que era donde jugaba en ese momento. La gestión al principio no es fácil porque es un aspecto que no depende de ti, quizás si fuese algo mejorable por tu parte, entrenas más o ves la manera de mejorarlo. Respecto a como afronté esa situación, hablé con dos entrenadores que había tenido en mi etapa formativa, como son Lluis Planagumà y Javi García y les pedí opinión sobre si el tema de la altura era limitante en cualquier club de élite y al ver su respuesta tuve claro que sí, cambié el chip y acepté la realidad. La ilusión nunca disminuyó pero sí empecé a tener otros objetivos diferentes.

Toda una vida vinculado al fútbol, pero también formándote para una vida profesional que también has decidido vincular al deporte. ¿Qué has estudiado y cómo has conseguido compaginarlo con los entrenamientos y las competiciones?

V: Justo al acabar Bachillerato iba a empezar el Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, pero fue el año que entré en la Barça Academy, y antes decidí sacarme los dos primeros niveles de entrenador de fútbol. Al curso siguiente ya entré en la carrera y una vez acabada, hice el tercer nivel. Respecto a como compaginarlo, fueron años de un crecimiento personal brutal, aunque también complejos para organizarse, ya que justo combinaba el último año de Juvenil Div. De Honor con los primeros de amateur, la carrera, la coordinación de los cursos de entrenador en el ICCIC, y el día a día y los viajes con la Barça Academy. Está claro que sólo se puede hacer con esa edad (ríe).

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

V: Acabé mi etapa en el FC Barcelona hace unos meses, después de siete temporadas, y este octubre pasado inicié un proyecto empresarial llamado BEST (Barcelona Experience Soccer Training), junto a mi hermano (el cual también trabajaba en el club) y algunas personas de mi máxima confianza. En BEST creamos experiencias de fútbol personalizadas para jugadores/as y equipos tanto profesionales como amateur, de todo el mundo, la mayoría de ellas en Barcelona. La verdad que la ilusión en el proyecto es máxima y espero poder disfrutar mucho de esta nueva aventura, ya que encima tenemos actividades relacionadas con el Barça, que es donde he podido crecer personal y profesionalmente.

Aparte del proyecto BEST, llevo seis años coordinando los cursos de entrenador de Fútbol en el CIC Gràcia, sobretodo organizando la parte del profesorado y el tema logístico del curso en sí. Este apartado me sirve mucho para ver el fútbol desde un puto de vista docente y poder crear una formación de primer nivel gracias al profesorado que imparte las materias.

¿Qué conclusiones sacas de tu etapa como entrenador de porteros del FC Barcelona?

V: Creo que ha sido la etapa personal y profesional más importante de mi vida, sobre todo por la gente con la que he compartido y por la posibilidad que te da el club de estar en el mejor contexto futbolístico, el cual te obliga a exigirte mucho como entrenador, no por el resultado, ya que es fútbol formativo, si no por el cómo plantear el entrenamiento, porque tienes la responsabilidad de captar y formar de la mejor manera posible a niños/as, porque eso es lo primero que son, y luego, a posibles futuros deportistas de élite.

Sin duda, otro aspecto clave en lo personal ha sido poder viajar por el mundo, y más allá del fútbol, poder conocer nuevas culturas, nuevas maneras de ver el deporte y la vida en sí. Este es uno de los puntos que más me ha hecho disfrutar del camino estos años y abrir la mente, viendo que no todo se acaba aquí.

¿Qué importancia le das al apartado psicológico en el deporte?

V: esta respuesta te la doy como jugador. Sinceramente, me parece clave, por lo que he podido ver en compañeros a lo largo de todos estos años jugando y por lo que he vivido conmigo mismo. He visto jugadores con mucho talento y con serios problemas para autogestionarse y por lo tanto, con un resultado negativo a la larga, y compañeros con muchas menos capacidades futbolísticas que han acabado llegando a la élite.

¿Cuáles crees que son las habilidades psicológicas más importantes para un deportista? Y para un portero de fútbol?

V: En un deportista creo que es clave la motivación que tiene por lo que hace y la atención que le pone a ello para que, dentro de las posibilidades de cada uno, rinda lo mejor posible. Si te sientes motivado, pones todo en lo que estás haciendo, por lo tanto, más probabilidades de que todo salga mejor, y si esto pasa, generas más autoconfianza en ti mismo, y como consecuencia mejora tu rendimiento y el poder decidir mejor que hacer en cada situación que te exige la competición.

En la posición del/la portero/a, en mi opinión, controlar la gestión emocional, saber equilibrarte tras una acción de mérito o un error, los extremos emocionales no son positivos. Por otro lado, teniendo en cuenta el lugar del campo que ocupas, otro aspecto clave es la concentración que tienes sobre el juego, poder ver qué está pasando, y no sólo con el balón, si no con tus rivales y tus compañeros.

¿Cómo entrenas estas habilidades?

V: Primero intento entender bien qué es lo que quiere el entrenador, qué idea tiene sobre lo que quiero del equipo y de mi, tanto en lo deportivo como en lo personal y a partir de ahí escuchar mucho cuando explica, cualquier tarea, para relacionar la idea e intentar llevarlo a la práctica de la mejor manera posible. Después, intentar verle a cada tarea qué implicación tengo en ella e imaginarme esas situaciones en la competición real. Intento contextualizar la mayoría de cosas que veo y hago para que el día de partido haya vivido la sensación mas cercana posible que me voy a encontrar.

Y todo esto es lo que intento, no te pienses que a las 22.00 de la noche después de trabajar unas cuantas horas lo consigo cada día (ríe).

¿Cómo valorarías la presencia de un psicólogo deportivo dentro del staff técnico de un equipo?

Tuve la suerte de tenerlo en mi etapa formativa pero siempre con dinámicas grupales, algo que ya ayudaba a la interrelación de los compañeros. Después tuve una psicóloga en el cuerpo técnico del CF Damm en mi último año de juvenil. Recuerdo que el trabajo que hizo en pretemporada, nos sirvió mucho de punto de partida tanto a nivel individual como colectivo.  Como amateur no he tenido en ningún equipo y creo que es algo necesario, aunque complicado por un tema presupuestario, ya que muchas veces uno mismo no es capaz de resolver una situación, ya sea personal o deportiva, y el entrenador tiene que pensar por 20 jugadores y muchas veces es imposible que llegue a todo. También teniendo claro que el entrenador muchas veces es el primero que necesitaría ese apoyo.

¿Sigues alguna rutina para concentrarte en los momentos previos a la competición?

V: La verdad es que no, suelo desayunar o comer lo mismo los días de partido, y quizás alguna ‘tontería’ con el material deportivo que uso. Ah! Y dejar la botella en el lado izquierdo de la portería. También depende de la época personal en la que estás, hay veces que pasas más de todo y no sabes porqué y otras que necesitas seguir unas pautas que te ‘ayudan’ a estar concentrado, aunque suelen ser cosas poco relacionadas con la competición en sí.

Y durante los partidos, ¿qué haces para mantenerte concentrado en todo momento?

V: Aquí sí tengo dos puntos clave: 1- Mi posición en el campo, no sólo respecto al balón, si no a los compañeros y los adversarios, en el juego. Esto a parte de aumentar la probabilidad de acierto, hace que centre toda mi atención en lo que está pasando en cada momento. Y 2- La comunicación, conmigo mismo y con los compañeros, eso ayuda al equipo a evitar situaciones de riesgo y a mi a no quedarme con algunas interferencias externas, como puede ser alguien del público, un comentario del rival, etc. Cualquier cosa que esté fuera de lo que es el juego.

¿Qué emociones experimentas cuando cometes un error durante un partido? ¿Qué haces para intentar que no condicione tu confianza?

V: Siempre digo que en mi caso la primera acción es clave, evidentemente hay que trabajar para que eso no sea así, ya que cada acción es importante, sea el momento que sea. Cuando cometo un error me viene siempre a la cabeza momentos en los que he fallado y luego he sabido redirigir mis pensamientos negativos y acabar convirtiéndolos en positivos y por lo tanto acertar en las siguientes acciones.

¿Ha habido algún momento deportivo que fuera especialmente difícil para ti? ¿Cómo conseguiste superarlo?

V: Recuerdo un momento difícil que fue la situación que viví hace dos temporadas en el CF Montañesa, en Tercera División en ese momento, acabamos la primera vuelta a un punto del Play Off a Segunda B y en la jornada 35 destituyeron al entrenador y pusieron a un jugador y mi compañero de portería como primer y segundo entrenador respectivamente, siendo encima dos de las personas de confianza en ese vestuario. Con esa decisión, el equipo se dividió a nivel interno y acabamos descendiendo a Primera Catalana en la última jornada. No tengo buen recuerdo de todo lo que viví esas semanas y más cuando veníamos de unas temporadas con una buenísima relación interna y a un gran nivel por lo que respecta a los resultados.

¿Qué consejo le darías a un joven deportista?

V: Lo primero que disfrute con lo que hace, porque sin eso todo es mucho más complicado. Luego el trabajo del día a día, ser constante y regular, en los entrenamientos y en los partidos. Siempre he dicho e intento llevarlo a la práctica, que un equipo para estar exigido, debe estar al completo el mayor tiempo posible, y eso te lo da el esfuerzo de cada jugador/a. Y por último, respetar a los compañeros, excepto algún caso puntual, en una posición como la nuestra, he tenido una buenísima relación con mi compañero de portería, hay que entender que las decisiones de quien juega son del entrenador y no del que tienes al lado, evidentemente, siempre y cuando haya compañerismo por las dos partes. Creo que esa es la parte más importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s