Rubén López

Campeonatos de Europa de gimnasia artística
#Agencia EFE

Ruben López es miembro del equipo de Gimnasia Artística Masculina de la Real Federación Española de Gimnasia. En el año 2016 tuvo la oportunidad de cumplir su sueño, participando en los Juegos Olímpicos de Londres. Un año más tarde, se proclamó campeón de España.

Graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, su vida ha girado en torno al deporte desde niño. Con 12 años ingresó en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat del Vallès y, desde entonces, no ha dejado de entrenar.

Se prepara para las próximas competiciones al mismo tiempo que participa en otros proyectos. Trabaja el gimnasio Bunkay, realiza cursos y seminarios para gimnastas y es muy activo en redes sociales: su canal de YouTube, Warmaxinso, tiene más de 20 mil subscriptores.

En esta entrevista, Rubén nos cuenta cómo es su día a día, cuáles son sus próximos objetivos y qué papel tiene la psicología en su trayectoria.

¿Cómo es el día a día de un gimnasta?

R: Los gimnastas entrenamos 6 horas al día de lunes a sábado. El primer entreno es de 11 a 14 y el segundo de 18 a 21. Los entrenamientos se dividen en diferentes partes: un calentamiento general (que puede durar aproximadamente media hora), un circuito de preparación física general (unas 10 estaciones donde trabajamos todos los grupos musculares) y el trabajo por aparatos: uno de apoyo (paralelas o caballos con arcos), uno de suspensión (anillas o barra) y uno de piernas (salto o suelo) y después volvemos a hacer una preparación física, esta vez mucho más enfocada a movimientos de gimnasia de fuerza y estiramientos. Por la tarde es lo mismo, pero haciendo los aparatos que nos faltarían para completar los seis que se hacen en gimnasia artística masculina. Una vez finalizado el trabajo en aparatos, hacemos trabajo en sala de pesas, circuitos de resistencia o trabajo de fuerza específico para gimnasia.

Además de todo esto, un gimnasta debe completar su entrenamiento con las terapias con el fisioterapeuta y el osteópata para mantener el cuerpo descargado y evitar esas sobrecargas que produce un entrenamiento tan exigente y con el trabajo psicológico para aprender a afrontar diferentes situaciones que se pueden dar en la vida de un deportista de alto nivel, como la actuación ante errores, la atención, el cómo afrontar la competición, etc.

¿En qué crees que se diferencia, a nivel psicológico, tu deporte de otros como el fútbol o el básquet?

R: Creo que la gimnasia es el deporte rey en cuanto a habilidades coordinativas. A aquel que tiene un alto nivel en gimnasia le resultará más fácil practicar otros deportes que no requieren tanto a nivel coordinativo. La gimnasia es pura técnica: se requieren muchas repeticiones e interiorizar el movimiento, de tener una imagen y unas sensaciones claras de cómo se realiza. La concentración y dominar técnicas como la visualización es muy importante.

Otro de los aspectos psicológicos que destacan es que en otros deportes como el fútbol o el baloncesto puedes hacer una mala jugada (perder un balón, fallar una ocasión clara), pero sigues teniendo minutos para recuperar esa jugada. También puede haber un jugador que no está acertado pero otros pueden sacar el partido adelante. En la gimnasia te lo juegas todo en 30’ y si tienes un fallo en un aparato, ya no lo recuperas. Se requiere ser muy preciso, estar muy concentrado y tener mucha confianza para que el día de la competición las cosas salgan como las has entrenado. Todo depende de una persona y de un instante.

Estudiaste CAFE entrenando y compitiendo a un alto nivel. ¿Cómo se consigue eso?

R: Se consigue con mucha determinación y teniendo los objetivos muy claros. Yo sabía que quería ser un gimnasta olímpico pero a pesar de ello no quería que mi CV se basara solo en ello. La gimnasia es un deporte minoritario y el deporte de élite llega un punto en el que se acaba. Yo quería aprovechar mi experiencia como deportista de alto nivel añadiéndole una formación para que, cuando salga del mundo del alto nivel, pueda seguir trabajando no solo por mi experiencia deportiva.

Recuerdo que fue duro porque mientras mis compañeros descansaban yo tenía que estudiar porque tenía exámenes. Muchas veces me coincidían los exámenes con competiciones muy importantes y me tenía que llevar los apuntes. Pero, como digo, si tú tienes los objetivos muy claros y sabes seguro que los quieres alcanzar, haces lo que sea. Yo tenía claro que quería sacarme una carrera e ir a los JJOO y para mi no era un sacrificio, lo veía como algo normal que quería y ese era el precio que tenía que pagar para conseguirlo.

Además de prepararte para las próximas competiciones, ¿en qué proyectos estás implicado en estos momentos?

R: Actualmente me estoy preparando para los JJOO de Tokio 2020. Este octubre nos jugamos la clasificación en el Mundial. Pero mi vida no es solo eso, también trabajo en mi gimnasio (Bunkay), donde imparto clases de acrobacias y doy entrenamientos personales a personas que quieren ponerse en forma o adquirir ciertas habilidades gimnásticas. Me gusta mucho poder enseñar a los demás aquello que me ha enseñado de élite. También doy seminarios de CrossFit en diferentes box. Es una tarea que me gusta mucho.

Además, tengo un canal de Youtube  (Warmaxinso) y cada semana cuelgo vídeos donde explico cómo es el día a día de un deportista de élite, doy consejos sobre entrenamiento y planificación, etc. Siento que estoy contribuyendo de manera indirecta a que otras personas puedan conseguir sus objetivos, puedan entrenar de una manera más inteligente y sacar más beneficio de sus entrenamientos.

¿Cuáles crees que son las variables psicológicas que más influyen en el rendimiento de un deportista? ¿Y en el caso de un gimnasta como tú?

R: Creo que la variables que más influye es, en primer lugar, la confianza: tú puedes tener las habilidades y ser buenísimo haciendo tu deporte, pero si no crees que lo eres estás perdido. En los momentos de máxima tensión en los que te lo juegas todo, no podrás rendir al máximo nivel. Conozco muchos casos e incluso me ha pasado a mi, que entrenaba a un nivel de 10 pero después, ya en competición, metía variables externas que yo no podía controlar y me hacían competir a un nivel 7. Con la ayuda psicológica pude gestionar esto.

La concentración, el saber centrarte en aquello que depende de ti nada más y olvidarte de factores externos que no puedes controlar (rivales, público, jueces, etc.). Concentrarte en lo tuyo, en el aquí y en el ahora y centrarte en rendir de la manera que lo has hecho entrenando.

¿Cómo entrenas estas variables psicológicas?

R: Las entreno con diferentes técnicas que pongo en práctica no solo el día de la competición, sino también en los entrenamientos. Antes de subir a los aparatos a hacer cualquier elemento, visualizo el ejercicio en mi mente viendo claramente las fases importantes y después en su totalidad. Una vez he hecho esto, aplico el auto-habla positiva, dándome confianza y diciéndome cosas como “lo voy a conseguir”, “estoy en forma”, “estoy preparado”. También tengo mis rutinas y mi plan de competición: qué hago cuando voy a subir al aparato, qué hago cuando bajo, qué hago en los periodos de no participación (si pienso o descanso y desconecto).

También preparamos la actuación ante errores en los entrenamientos. Son elementos muy técnicos y cuando los estas aprendiendo siempre hay errores. Saber gestionar esto y no frustrarte es vital para seguir mejorando. Qué he hecho mal, qué tengo que hacer para mejorar y centrarte en lo que hay que mejorar y no en el error.

En uno de tus vídeos hablas de tu trabajo con un psicólogo del deporte. ¿Cómo valoras este trabajo y qué te ha aportado?

R: Como decía antes, yo era una persona que en competición rendía por debajo del nivel al que estaba entrenando. El entrenamiento mental no es que te de una píldora y ya sabes competir, requiere de esfuerzo y entrenamiento igual que la parte física. Hemos entrenado y puesto en práctica herramientas psicológicas durante muchos años y he aprendido a centrarme en cosas que dependen de mi mismo y olvidarme de aquello que no puedo controlar, que es una fuente de presión y de incertidumbre. Es una de las cosas que más me ha ayudado, junto con el preparar la competición: antes me fijaba en variables como rivales, notas que me iban a dar, expectativas, etc. Ahora me centro en mi trabajo y me ha ayudado muchísimo: mi nivel ha subido y he podido rendir al mismo nivel que entreno.

¿Qué se hace por tal de controlar el estrés que supone participar en una competición tan importante como unos JJOO? ¿Supone una carga psicológica extra el haberse preparado durante cuatro años para esa competición?

R: Si un deportista se plantea así los JJOO, seguro que no va a rendir al nivel esperado. Unos JJOO tienen ese estrés y esa carga psicológica extra debido a los medios de comunicación. En realidad es una competición más: es el mismo formato de competición, con los mismos rivales, los mismos jueces, etc. Todo funciona exactamente igual que en otras competiciones y tú tienes que hacer los mismos ejercicios. Si empiezas a meterte en la cabeza cosas como “Uau, estoy en unos Juegos Olímpicos” o “esto solo pasa cada cuatro años” añades fuentes de presión que te van a hacer rendir por debajo de tu nivel.

Por lo tanto, lo principal es afrontar cada competición de la misma manera y olvidarte del título. Lo único que importa es el contenido, que vayas allí y hagas tus ejercicios. Hay que olvidarse de la palabra Juegos Olímpicos porque es una competición más en la que vas a hacer los mismos ejercicios que haces en todas las competiciones de tu vida.

¿Tienes rutinas de concentración previas a la competición?

R: Yo soy una persona muy metódica que procura a hacer cada día aquella que me funciona. Cada día, al levantarme, hago unos ejercicios de yoga y de meditación que me permiten conectarme conmigo mismo. El día de la competición hago exactamente lo mismo.

En competición, tengo un plan de actuación en el que detallo qué hago, qué pienso y cuál es mi actitud durante el calentamiento y entre aparatos. Olvidar el aparato que ya he hecho y centrarme en el siguiente, tomarme momentos de desconectar y no pensar, simplemente relajarme. También tengo en cuenta cuando utilizo el auto-habla positiva.

Es la puesta en escena de todas las técnicas que he ido practicando con el psicólogo todos estos años. Hago exactamente lo mismo que todos los días pero siguiendo un patrón de cuándo tengo que aplicar una estrategia psicológica u otra.

¿Qué cosas te dices a ti mismo en los momentos previos a competir o cuando ya estás compitiendo?

R: Intento mantener una charla positiva y tener pensamientos positivos. Todo tipo de palabras  y de frases que generen sentimientos y emociones positivas y de motivación del tipo “Has entrenado muy bien así que puedes competir muy bien” “estás muy en forma”, “confía en ti”, “estás preparado”, etc. Antes del ejercicio utilizo el auto-habla positiva y después, refuerzo aquellas cosas que han salido como yo quería para venirme arriba de cara al siguiente aparato. Pero no vale solo con decirlo, hay que creerlo de verdad.

¿Qué sientes cuando cometes un error compitiendo?

R: Se siente bastante rabia e impotencia en el momento, pero rápidamente tienes que desconectar de ello porque la competición sigue. Estamos ante un deporte muy exigente técnicamente y los errores están a la orden del día. Cualquier deportista puede fallar en cualquier momento dado el gran nivel de exigencia que hay en competición, así que el error forma parte del proceso. Lo importante es cómo afrontas ese error: puedes tener un error y venirte abajo pensando que ya está todo perdido o puedes tener un error y pensar “lo olvido y el siguiente aparato lo voy a afrontar con todo, yendo con el máximo”:

¿Qué haces para que este error no condicione tu rendimiento en las siguientes acciones?

R: Lo primero es que la gimnasia son seis aparatos y hay que percibir cada aparato como algo independiente. Que a ti te salgan bien o mal las anillas no va a determinar que el salto te salga bien o mal, porque no tienen nada que ver. Son aparatos diferentes donde se aplican técnicas diferentes. Después, si cometes un error, no quedarte anclado en él. No hace falta analizarlo en competición, porque ya se ha acabado y eso no lo vas a repetir. Hay que centrarse en las cosas positivas del ejercicio que se acaba de hacer para afrontar el siguiente aparato.

En el Mundial de Montreal sufriste una caída que te obligó a abandonar. ¿Qué se te pasa por la cabeza en momentos así, donde los resultados no se corresponden a la inversión de tiempo y esfuerzo que has realizado?

R: Lo primero que se te pasa por la cabeza es que cualquier cosa que tengas delante la cogerías y la mandarías a la otra parte del mundo. Mucha rabia, mucha frustración y, sobre todo, mucho dolor. Piensas que has estado entrenando durante muchos meses como un loco y, por un resbalón tonto o una caída, te quedas fuera y ya no puedes competir.

En esos momentos no hay que volverse loco ni tomar decisiones. Hay que intentar calmarse y, una vez ha pasado el tiempo, analizar por qué ha pasado e intentar sacar conclusiones. Mucha gente, en momentos así, abandona. Piensan que han invertido muchas horas y mucho esfuerzo y las cosas no salen. Pero, como he dicho en preguntas anteriores, si tienes un objetivo claro, esas adversidades no tienen que hacerte venir abajo. Tienes que encontrar una fuente de energía en ellas y sobreponerte. Pasas unos días muy duros pero en mi caso me levanto rápido para entrenar con más ganas, más motivación y preparado para dar lo mejor de mi mismo.

Hace poco tuviste una lesión dura y tuviste que operarte y pasar por una recuperación muy sacrificada y dolorosa. ¿Qué te pasó y cómo se vive eso a nivel psicológico?

R: Las lesiones son aspectos que no podemos controlar, vienen cuando vienen y no dependen de nosotros, pero sí que depende el cómo las afrontamos. Cuando tuve la lesión de hombro, pensé: “bueno, si quiero seguir en el deporte de alto nivel unos cuantos años más me tengo que operar, así que vamos a llevarlo de la mejor manera posible y tendré que poner toda mi actitud, mi motivación y mis ganas para recuperarme lo antes posible”. El proceso de recuperación fue muy bien, iba incluso por delante de los tiempos que me marcaban los médicos.

El problema es que, a nivel mental, continuamente te estás comparando con tu “yo”  anterior a la lesión. Eso es lo peor que puedes hacer porque te desanimas y pierdes la motivación. Piensas “todavía no puedo hacer ni una simple voltereta” y son momentos muy duros.

Yo lo pasé muy mal y tuve momentos en los que me planteé abandonar, recuperándome y dejando de hacer la gimnasia. Pero volvemos a lo de antes, no podemos tomar decisiones cuando estás en momentos difíciles, tienes que esperar que la tormenta pase y entonces decidir qué es lo que quieres. Yo seguía trabajando duro en la recuperación a pesar de que tenía dudas y hubo un día en el que mi cabeza hizo un “click” y dije “vale, lo vas a conseguir sí o sí”. No sé por qué hizo ese click, pero muchas veces pasa que trabajas y un día lo ves claro y tienes la certeza de que lo vas a conseguir.

¿Cuáles son tus próximos objetivos?

R: Ahora es que en octubre el equipo clasifique en el Mundial para los JJOO de Tokyo 2020. Estamos trabajando duro para ello y creo que tenemos equipo y nivel suficiente para poder conseguirlo. Es mi objetivo principal y no me planteo ningún otro que ese.

¿Qué te gustaría hacer cuando te retires?

Me gustaría viajar a EEUU y formarme con los mejores profesionales del deporte. Aprender de ellos cómo gestionan el deporte de alto nivel, de las técnicas que utilizan, de lo profesionales que son… Quizás estudiar también un Máster de Alto Rendimiento allí para complementar aún más toda mi formación. Me gustaría dedicarme al deporte de alto nivel, aportando todos los conocimientos que he ido adquiriendo durante mi etapa como deportista y ayudando a conseguir grandes retos para el equipo en el que trabaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s